in

OMGOMG

Fue adoptada y años después descubrió el atroz secreto del padre biológico

Kathy Gillcrist era adoptada y se llevó la sorpresa de su vida cuando inició una investigación sobre su familia biológica.

Gillcrist se enteró que su padre biológico alguna vez fue uno de los fugitivos más buscados del FBI.

La residente de Carolina del Norte de 63 años se enteró que los federales todavía están buscando al hombre que la procreó, William Bradford Bishop Jr.

Bradford Bishop Jr., es un exoficial del servicio exterior altamente entrenado en el Departamento de Estado de EE. UU., en Washington, DC.

¿La razón? Se presume que el individuo asesinó su madre de 68 años, esposa de 37 años y a sus tres hijos en 1976.

Kathy encontró a una prima usando la prueba de ADN en 2017, Susan Gillmor, genealogista de Maine que la ayudó a localizar a su madre biológica, que la puso en adopción en 1957.

Encontrar al padre biológico fue más problemático de lo que esperaba, y por supuesto, tomó años exhaustiva investigación.

Cuando su prima finalmente había encontrado a su padre biológico, dijo que solo iba a darle su nombre.

Kathy le preguntó si era alguien famosa y ella le respondió afirmativamente.

Pero cuando Kathy se enteró que su padre era un fugitivo federal buscado por asesinato, tomó la noticia con calma.

Ella rió y respondió: “Tenemos un gran sentido del humor en mi familia adoptiva y pensé, ‘¡Por supuesto, mi padre es un asesino!'”.

MÁS DE 40 AÑOS DE FUGA

Buscado desde 1976, Bishop llegó en la lista de los más buscados del FBI en 2014 por asesinato.

Según el FBI, el 1 de marzo de 1976, con 39 años en ese entonces, mató a golpes a su madre, esposa y tres hijos, de 14, 10 y 5 años, al día siguiente de haber sido rechazado por un ascenso.

“Manejó en su auto con los cadáveres hasta Columbia, Carolina del Norte, donde los enterró a poca profundidad y prendió fuego a los cuerpos”, comentó el agente del FBI Charles Adams en 2014.

“Creo que poder golpear la cabeza y el rostro de sus hijos con un martillo mientras duermen, realmente demuestra la brutalidad del crimen”, dijo Adams.

Desde entonces, el asesino se mantenido huyendo, y el FBI todavía lo está buscando por: “Vuelo ilegal para evitar el enjuiciamiento – Asesinato con un instrumento contundente”.

El cartel de SE BUSCA por el FBI de Bishop, lo describe como un amante de la naturaleza que “tenía una amplia experiencia en campamentos en África”.

También le gustaba andar en motocicletas y era un piloto aficionado con licencia que aprendió a volar en Botswana, África, se lee.

Además, se le describe como “intenso y ensimismado, propenso a arrebatos violentos, preferente un ambientes limpios y ordenados”.

Según informes, Bishop había estado en atención psiquiátrica en el pasado, y había usado medicamentos para la depresión.

En la parte inferior del cartel advierte: “Debe considerarse armado y extremadamente peligroso con tendencias suicidas”.

Kathy publicó un libro titulado: It’s in My Genes, donde habla sobre el impactante descubrimiento al encontrar a su padre, y que lo mismo explicaba algunas cosas sobre su personalidad.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¡MALA MADRE! Atropelló y lanzó en un río al hijito de seis años

También comentó se dio cuenta que había similitudes en las imágenes que había encontrado de Bishop y sus hijos.

“Cuando miro los comportamientos y características es más que claro en mi mente”, contó.

También advirtió que cualquiera que se encuentre buscando miembros de propia familia, podrían encontrarse con una realidad diferente a la que pensaban.

“Fue traumático para mi media hermana, cuando se enteró lo que sucedió con su madre”, dijo Gillcrist.

En cuanto a su padre biológico de Kathy Gillcrist, cree que aún puede estar vivo.

Al final de todo, se encuentra feliz de haber encontrado a sus seis medios hermanos, y cree que su madre también lo estaría.

“Mis hermanos biológicos dicen: ‘Creo que ella sabe y creo que está sonriendo porque todos nos aceptamos'”.

¿Qué piensas?

Hija de Alicia Villarreal negó que su madre haya ocultado su abuso

NINA FANTASMA

Faviola: La historia de la niña fantasma que deambula en un cementerio