in

Nunca podrán robar la magia del Museo de los Niños de Caracas

Pese a las circunstancias, la institución se mantiene en pie

Museo de los Niños
Esfera ilusoria, exhibición de la maravillosa realidad. Foto: Instagram Museo de los Niños de Caracas. @museitocaracas.

Hay cosas que creí que eran intocables. En medio de mi ingenuidad pensé que el Museo de los Niños de Caracas, el cual ha sobrevivido a punta de esfuerzos titánicos, nunca iba a ser tocado de forma significativa por el desastre que vivimos, pero me equivoqué.

Desde el pasado domingo 14 de julio el robo de tres cables de alta tensión obligó a hacer una pausa al emblemático edificio de colores. Sin embargo, aún resisten, porque eso es el museo: resistencia ante los momentos más duros y por ello prestan labores en La Conquista del Espacio.

Ahora, que me siento a escribir estas líneas, pienso en aquellos que de alguna u otra forma han estado vinculados con esta institución.

También puede leer: Heathers llegó para apoderarse de las tablas

Bien sea por los niños que han encontrado un lugar para soñar y crear a través de las distintas exhibiciones científicas que ofrecen. Una visita que automáticamente se convierte en un recuerdo inolvidable. Es quizá el museo uno de los mejores espejos de la Venezuela que muchos añoramos. Un sitio capaz de crear conexión.

En este cuadro también entran aquellos que tuvieron como experiencia de vida el ser Amigo-Guía, como es mi caso. Un rol que permite acompañar en el proceso de formación a los niños y adquirir amigos, sueños, pero además cumplir metas.

Son 36 años de historia. Un lapso de tiempo que ha marcado la infancia y hasta adultez de los venezolanos que han tenido el goce de pasar por estas instalaciones.

Lo sucedido duele mucho. Duele porque detrás de esta obra creada por Alicia Pietri de Caldera hay un gran esfuerzo y tenacidad. No han sido tiempos fáciles para esta caja de colores, pero quienes se mantienen con esta labor siguen al frente y con una sonrisa.

Todo para aquellos que desean sumergirse en un mundo de ciencia y juego. Una oda a la felicidad.

Los agradecimientos se quedan cortos. Es infinita la cantidad de personas que se han visto beneficiadas por el lema “aprender jugando”. Son tantos los testimonios que pueden demostrar que la maravillosa realidad es ejemplo de supervivencia y que en esta ocasión no será la diferencia.

Porque al museo le robaron la electricidad, pero nunca la magia que converge en sus espacios y su gente.

¡Fuerza Museíto!

¿Qué piensas?

Isabella Rodríguez.

Dejando a Venezuela en alto: mira cómo va la gira de Isabella Rodríguez en Italia

Demi Lovato.

Demi Lovato volvió a caer en depresión luego de un año del episodio de sobredosis